Yugo Desigual

Para aquellos que trabajamos con jóvenes y adolescentes, este es un versículo clásico. Cada vez que viene a nosotros una chica enamorada que quiere pedir consejo, una de las primeras preguntas que uno hace es: ¿Es cristiano? (...) Por otro lado, este principio no solo es aplicable a las relaciones románticas. Frecuentemente se aplica al escoger un socio para algún negocio, y también cuando hablamos de amistades más íntimas.

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑