En búsqueda de la Sabiduría

Estaba leyendo tranquilamente en mis tiempos quietos con el Señor el libro de Génesis, un pasaje muy conocido. Tan conocido que uno podría describir casi de memoria lo que acontece, más si, como yo, has estado de niño en la escuela dominical. El pasaje de "La caída del hombre". Es una historia tan sabida que, cuando uno la lee, muchas veces tiene la tendencia de pasar rápidamente por el pasaje sin poner atención en los detalles. Pero esta vez mi lectura fue distinta, pues hubo algo que captó profundamente mi atención...

Anuncios

Una belleza incorruptible

Este es un tema muy ocurrente en la iglesia, especialmente cuando se trata de reuniones, retiros o blogs dirigidos a mujeres. Pero antes de continuar quisiera dirigirme a los lectores hombres, antes que abandones la lectura de este devocional porque sientes que te identifica poco, te invito a que lo leas hasta el final. Este post también va dirigido hacia los hombres. Mientras las mujeres hacemos este recorrido de descubrir la verdadera belleza, la que Dios desea, los hombres también deben aprender a admirar la belleza que Dios admira. Es difícil para una mujer olvidarse de lo que el mundo le exige y perseguir lo que Dios desea de ella cuando tiene a su lado a un hombre que admira la belleza del mundo. Ya sea como esposo, como novio, como amigo o como padre, el hombre debe admirar a una mujer por aquellas virtudes que Dios ha puesto en ella. Es por eso que, estimado amigo, te invito a que mientras lees este post te preguntes, ¿Qué virtudes hacen que una mujer sea considerada bella ante tus ojos?Leer más... Este es un asunto que debe ser tratado insistentemente en la vida de una cristiana, porque constantemente somos bombardeados con mentiras del enemigo que distorsionan el verdadero significado de la belleza y feminidad.

Sentados a la mesa del Rey

hay una frase en este pasaje que capta mi atención: "Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán". porque la intención de Cristo no era que sus discípulos jamás ayunaran, sino que cada cosa tiene su tiempo. Y los discípulos estaban en un tiempo de celebración, el Mesías que esperaban había llegado, ¡estaba con ellos! y ¡había que disfrutarlo! Sin embargo, nosotros estamos en tiempos de ayuno, el esposo ha sido quitado, si bien, Cristo se manifiesta a nosotros por medio de Su Presencia y Su Espíritu Santo, el ya no está en carne y hueso, y los Cristianos aguardamos su segunda venida, velando con ayuno y oración.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑