Los caminos de Dios

Había llegado ese tan esperado momento: era tiempo de tomar la tierra que Dios había prometido a su pueblo. Era una tierra hermosa en donde fluía leche y miel, pero estaba habitada. Los pueblos que la ocupaban eran pueblos no pequeños y con ciudades fortificadas. Años atrás, Josué había estado ahí junto a otros once espías. Él sabía que esa tierra era suya porque Dios se la había dado, pero el resto de los espías tuvieron miedo, se sentían como langostas al lado de sus enemigos. El pueblo entró en pánico y prefirió quedarse en el desierto. Habían pasado muchos años desde aquel día y ya no quedaban rastros de ese temeroso Israel. El pueblo que estaba con Josué era una generación nueva de Israelitas. Ellos no sentían miedo, pues habían crecido viendo cómo el poder de Dios los cuidaba diariamente. Y Josué no confiaba en las capacidades guerreras del pueblo, sino en la grandeza de su Dios, a quien conocía de cerca porque nunca se apartaba de su Presencia.

Anuncios

El Aborto

Sé que, quizás este devocional no mantendrá la linea de lo que están acostumbrados a leer en este blog, pero mi amor por el Señor y mi celo por su palabra me impide ser indiferente a lo que está ocurriendo a mi alrededor, y no puedo guardar silencio frente a las atrocidades que quieren legalizar. Más aún, no puedo guardar silencio cuando varios parlamentarios usaron el nombre de Cristo, y se adjudicaron el apoyo de la iglesia cristiana para aprobar el proyecto. Por lo tanto, ¿Qué dice la palabra de Dios con respecto al aborto?

Embajadores y embajadas de Cristo

Cuando tenemos fe en Cristo, Dios nos da un nuevo linaje y una nueva nación: la Nación Santa; y nos transforma en extranjeros y peregrinos de esta tierra. Peregrino significa que somos viajeros que andamos por tierras extrañas que presentarán dificultades para nosotros. Ahora, entendiendo esto, Pedro hace el llamado a la Iglesia de que cuide su manera de vivir. Hace un llamado a los habitantes del Reino Celestial a comportarse como extranjeros, a no mimetizarse con los gentiles, sino mantener buena nuestra manera de vivir en medio de ellos. Tal como ocurre en los barrios chinos, debemos amar nuestra Nación Santa y abrazar sus leyes y tradiciones.

Del Señor somos

Ya han pasado dos semanas desde la última vez que escribí. La semana anterior vivimos una situación difícil como familia. Mi cuñada, esposa de mi hermano mayor, enfermó repentinamente. (si quieres saber con detalle lo que ocurrió, puedes leerlo en su blog aquí). Fueron horas sin saber que estaba pasando, imaginando lo peor, ayudando a cuidar y contener a mis tres pequeños sobrinos. Estos son los momentos en que la palabra de Dios cobra vida con fuerza. Fueron momentos para recordar que somos pobres de espíritu, que lo necesitamos a Él, y que bienaventurados somos de depender de nuestro amado Señor. Fueron momentos para aferrarnos a su inmensidad, porque no importa el tamaño del gigante que enfrentemos, Dios es inmenso y podemos escondernos en Él y esperar para ver Su Gloria, ¡y así fue! Como familia vimos la Gloria de Dios, pudimos ver su mano sobre nosotros, su milagro, su amor y su gracia, y lo que comenzó como un episodio terrible de nuestras vidas, tuvo un final feliz, sintiéndonos agradecido y dichosos de ser Hijos de Dios.

Bienaventurados somos

Este es el muy bien conocido "Sermón del Monte". Una enseñanza impartida por Jesús para establecer la base de una vida cristiana. Este sermón puede ser considerado una introducción que nos permite entender la diferencia entre vivir en la ley y vivir en la gracia. ¿Te gustaría saber como debería ser una persona que vive en Cristo? Toma un tiempo para meditar en el "Sermón del Monte".

La inmensidad de Dios

Conocer los atributos de Dios es fundamental para la vida del cristiano. La manera en que enfrentamos la vida va a depender de cuánto conocemos a Dios. Entender cuan inmenso es el Señor cambiará la perspectiva de cómo vemos las cosas. Para mí existe un antes y un después en mi vida cuando el Señor me reveló su Inmensidad, la manera de relacionarme con Él y de enfrentar la vida cambió radicalmente, trajo una mayor reverencia y temor de Dios, al mismo tiempo que me permitió ver la vida con la esperanza y fe en lo que Él puede hacer. Cualquier gigante queda pequeño ante la inmensidad de Dios. Mi oración es que mientras lees esto Dios te revele Su Inmensidad al punto de transformar tu vida y tu relación con Él.

¡Iglesia, levántate! (Parte 2)

Como pueden ver la "Ideología de género" destruye la identidad con la que fuimos creado, busca corromper la imagen y semejanza que tenemos de Dios y nos obliga a negar a la persona que Dios creo y a revelarnos en contra de nuestro creador, en vez de amar y aceptar la creación de Dios. Es importante entender que esta ideología es tan siniestra como el nazismo, y hoy necesitamos que cristianos valientes como la familia Ten Boom y muchos otros cristianos que conformaron la resistencia en contra de Hitler. Necesitamos hombres valientes como Martin Luther King que dio la lucha contra el racismo en Estados Unidos, o como William Wilberforce que lucho contra la esclavitud durante el siglo XVIII. Quisiera compartir la historia de un Rey, que a diferencia del rey Jotam, sí quitó los lugares altos de la tierra de Judá...

El verdadero sentido de la Navidad. Parte 3

Junto con desearte una Feliz Navidad quiero compartir el tercer y último devocional de esta triologia navideña. Parte 3: El Rey nacido en un pesebre. Es maravilloso como cada detalle de la vida de Cristo es un reflejo de su carácter y de la naturaleza de Su Reino. El pesebre es símbolo, no solo de la sencillez y humildad de Cristo, sino que de la naturaleza celestial de su Reino.

El verdadero sentido de la Navidad. Parte 2

Segunda parte la serie: El Verdadero Sentido De La Navidad. En la primera parte de esta serie navideña entendimos que el nacimiento de Cristo había sido anunciado, esperado y anhelado. No era cualquier persona, tampoco era un profeta más; sino que era el nacimiento del Salvador, un canto de esperanza para un mundo oprimido y esclavo del pecado. Es el comienzo de una nueva era. Le guste a quien le guste, la historia se divide en un antes y después de Cristo...

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑