Venciendo la soberbia

¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,

sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

1 Corintios 9: 24-27 (La Biblia, RV1960)

Quisiera compartirte la prédica que inspiro ésta. Para que sigamos profundizando en el aprender a ser humildes de corazón, tal como lo es Cristo.

Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes