Persecución en Holanda

"¡Judenhilfe!" Gritó enfurecido el oficial, de cuya voz había desaparecido la más mínima muestra de bondad. Corrie vio que su padre inclinaba ligeramente la cabeza ante el oficial, como si acabara de recibir un cumplido. Ella sabía, por su mirada, que así era. El oficial de la Gestapo acababa de acusar a Casper Ten Boom, relojero de Barteljorisstraat, Haarlem, de ser un encubridor de los judíos.

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑