¡Esfuérzate y sé valiente!

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Josué 1:9 [La Biblia, RV1960]

Este pasaje bíblico es un clásico de clásicos. Cada vez que nos vemos enfrentados a situaciones difíciles, nos recordamos a nosotros mismos que debemos ser valientes y esforzados. Por lo mismo, nunca está demás recordar la profundidad de su significado.

Josué estaba a punto de ir a la guerra para tomar la tierra prometida, junto al ejército de Israel. Ciertamente, hay que ser valiente para ir a la guerra, al menos esa sensación me dejó la última película bélica que vi: “Hasta el último hombre” (totalmente recomendable) ¡Cuán inspiradora resulta la fe y la valentía del protagonista! Pero, como no tengo intenciones de hacer un spoiler, dejaré mi comentario cinematográfico hasta aquí para volver a vida de Josué, a quien Dios también demanda tal valentía.
Lo que ha capturado mi atención en este pasaje, es que Dios no manda a Josué a que sea valiente para enfrentar a sus enemigos, sino que el objetivo de su valentía tiene que ver con la obediencia a su Palabra.

Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:6 – 8 [La Biblia, RV1960]

Sí, es cierto, hay que ser valiente y esforzado para dirigir un ejército a la batalla, pero Dios le dice: “Solamente esfuérzate y sé valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó.” La obediencia a la Palabra de Dios requiere de aún más valentía y esfuerzo. Y hoy, en esta generación, las cosas no son muy diferentes a los tiempos de Josué. Para andar en rectitud y en obediencia debemos esforzarnos, pues no nos podemos acomodar a la manera de vivir de este siglo y, por lo mismo, para hablar con la verdad y predicar el evangelio de Cristo tenemos que ser muy valientes. Vivimos en tiempos en que todo parece estar en contra de Dios, de sus valores y principios, atravesamos un tiempo de oscurantismo moral -del que la Iglesia es responsable a causa de su silencio. Sin embargo, más que lamentarnos, es tiempo de que la iglesia haga vida la Palabra de Dios y que no se aparte de ella ni a izquierda ni a derecha, sino que se esfuerce y sea valiente.
La buena noticia es que la valentía no es un talento con el que se nace, sino que es un don dado por Dios, que se forja en la relación de intimidad que debemos tener con Él.

IMG_8543sq

Si recordamos la historia de los doce espías (Números, capítulos 13 y 14), Josué era un hombre fiel a Dios, con la fe suficiente para creer que Dios le daría a Israel la tierra prometida. Sin embargo, vivió 40 años en el desierto, moldeando su carácter, preparándose para el gran día. Y ¿sabes dónde invirtió Josué esos 40 años?

Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.

Éxodo 33:11 [La Biblia, RV1960]

Josué estuvo 40 años en medio de la presencia de Dios, escuchando su voz, conociendo su Palabra, moldeando su carácter, aprendiendo la obediencia y preparándose para tomar la tierra donde fluye leche y miel. De la misma manera Dios trata con nosotros, nos prepara, y nos pone en situaciones para que practiquemos la obediencia, y para que el carácter de una persona esforzada y valiente sea forjada en nosotros. La Biblia dice que nosotros somos purificados como oro y plata, pasados por fuego para que, cuando llegue el momento, nuestra vida glorifique y honre el nombre de Jesucristo.
Por último, debemos saber que si bien es Dios, con su poder, quien gana nuestras batallas, a nosotros nos demanda obediencia. Porque, como diría mi papá, esta cuestión es para valientes.

147800.jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxxBONUS TRACK:

Aquí te dejo la carátula de la película “Hasta el último hombre” ¡no dejes de verla!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 534 seguidores

Anuncios

3 comentarios sobre “¡Esfuérzate y sé valiente!

Agrega el tuyo

  1. Una hermosa reflexión , dónde deja claro lo importante, para cumplir la obra que Dios tiene preparada para cada persona, ser valiente , es decidir obedecer y amar a Dios.

    Me gusta

  2. Te felicito..tu eres un ejemplo de valentía..
    Mientras muchos por comodidad no defendemos con la fuerza que debieramos nuestros principios…basados en el conocimiento de la palabra de Dios…

    Me gusta

    1. Gracias por tus palabras! Solo el Espíritu Santo podrá darnos la valentía que la iglesia necesita para enfrentar éstos tiempos. Mientras más dependientes de Él seamos, más se parecerá nuestra valentía a la de Cristo. Dios te bendiga!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: