Una carta al lector

IMG_20160707_123615_000644

Estimado lector,

Primero que nada, quisiera disculparme por tanto tiempo sin escribir un devocional, cuando se supone debería ser publicado una vez por semana para alimentarnos juntos en la Palabra de Dios. Sin embargo, quiero que sepas que no me he olvidado de Mi momento Peachy, ni he dejado de tener mis momentos dulces con mi Padre. Es más, doy gracias a Dios porque estos han sido tiempos tan dulces con el Señor, como comerse un durazno conservero. Hay tanto que contar, que ni siquiera sé cómo comenzar. Pero dicen que siempre es bueno comenzar por el principio.

Desde el día 13 al 15 de junio, se desarrolló la 46 Asamblea General de la OEA en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana. El Señor sorprendió mi vida permitiéndome conocer un hermoso país, bellas personas y asistir a tal evento como parte de la Sociedad Civil que, supuestamente, tiene derecho a opinar, debatir, y participar de dicha Asamblea, en donde se toman importantes decisiones que pueden afectar a toda Latinoamérica. Estudiando la Carta Fundamental de la Organización de Estados Americanos (OEA), descubrí que una de las razones principales por la que fue creada es para proteger la Democracia de los Estados y ayudar al desarrollo de los pueblos, para que juntos superemos la extrema pobreza, la falta de educación y de progreso, respetando los tratados de Derechos Humanos firmados por estos Estados, como es el tratado de San José de Costa Rica. (Suena bello, ¿no?). Si bien es cierto que los países de Latinoamérica han crecido y se han fortalecido en varios aspectos, seguimos luchando con la extrema pobreza, existen lugares que aún no tienen agua potable, ni alimentación saludable. Los temas que más preocupan a los latinoamericanos son educación, trabajo, salud, corrupción en los gobiernos, violencia, seguridad, cesantía, falta de energía eléctrica, entre otras cosas. Pues ahí estábamos nosotros, un grupo de ciudadanos dispuestos a discutir sobre estos temas. Sin embargo, nos encontramos con una OEA que en vez de reconocer las verdaderas problemáticas de nuestros países, está determinada a establecer la Ideología de Género, destruyendo así la familia, el núcleo de nuestra sociedad. Por lo tanto, en vez de tener la posibilidad de traer nuevas ideas que ayuden al avance de nuestra nación, tuvimos que hacer la labor de una especie de resistencia. Resistir a que el aborto sea considerado un derecho. Resistir a que se le llame familia a un matrimonio entre dos personas, sin importar si son dos hombres o dos mujeres. Resistir a que se metan con nuestros niños, que les quiten a los padres el derecho de educar a sus hijos bajos sus principios. Resistir a que como educación sexual se le enseñe a un niño o niña que puede elegir si su género es masculino o femenino, independiente de cuál sea su sexo biológico, además de su orientanción sexual (hacia quién se sientan atraídos). Y, por sobre todo, resistir ante la idea de dejar a Cristo fuera de nuestras naciones, a que nos prohibieran mencionar su nombre, y defender sus principios. Fue tal la resistencia que pusimos, que no nos permitieron seguir participando en la Asamblea General. Nos dejaron fuera, pues la OEA tenía una agenda que cumplir: establecer la Ideología de Género. Y aún así, aunque ellos nos cerraron sus puertas, el Señor se encargó de abrirnos otras.

Mis queridos Hermanos, ¿Qué podemos hacer como Cristianos ante tal situación? Hay un pasaje bíblico que resuena en mi corazón contantemente:

“¿Hasta cuándo juzgareis injustamente,

Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah

Defended al débil y al huérfano;

Haced justicia al afligido y al menesteroso.

Librad al afligido y al necesitado;

Libradlo de manos de los impíos.”

Salmo 82: 2-4 (La Biblia RV1960)

Existen dos grandes motivos que mueven mi corazón a hacer lo que estoy haciendo. El primero, hacer la voluntad de Dios, y glorificar y honrar el Nombre del Señor en ello. Y segundo, defender a los niños. Cada día oro al Señor porque tenga misericordia, y que no permita que los niños de nuestra nación sean asesinados por una ley de aborto, ni sean degenerados por la Ideología de Género. Clamo misericordia, no por nuestra generación, que le ha dado la espalda a Dios, sino por las generaciones que vendrán, que serán destruidas por esta corriente ideológica.

IMG_20160707_135105_000541

Pero también el Señor Jesús, durante este tiempo, me dio otro pasaje bíblico, que cada vez toma más sentido y profundidad:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

2 Timoteo 3:16-17

Mis queridos hermanos, la Palabra de Dios no puede seguir siendo silenciada. No podemos callar lo que hemos visto y oído. Pues solo Cristo es nuestra verdadera Esperanza ante este oscuro panorama al que nos enfrentamos. Un Presidente o un Gobierno, no será nuestra verdadera respuesta, tampoco una Organización de Estados Americanos. Todos ellos han dado la espalda a Dios. Cristo, su Amor, su Santidad, su Misericordia, su Palabra y el Poder del Espíritu Santo, es lo único que puede traer una transformación real a una nación Latinoamericana. Pero, ¿Cómo oirán, si no hay quién les predique?

Mis queridos amigos, los Cristianos conocemos la verdadera respuesta, nosotros somos los que poseemos la reserva moral de este mundo, y debemos compartirlo con nuestro prójimo. Debemos conocer, aplicar, vivir y predicar la Palabra de Dios, para que todo aquel que vea la manifestación de Dios en nuestra vida, crea que Jesús es el Cristo.

Que Dios bendiga y guarde todos tus caminos.

Con todo mi amor y cariño,

Nathalia Freire

P.D.: Les dejo un link con una de las victorias que obtuvimos en nuestro trabajo en la 46 Asamblea General de la OEA:

Cristianos en la OEA 2016

IMG_20160613_103449282

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Una carta al lector

  1. Querida Nathie; Gran Triunfo de Nuestro Señor Jesucristo!!!
    Él ya venció al mal y si te ha puesto en aquellos lugares, es por que tu corazón está dispuesto a Todo por CRISTO en amor y en verdad. DIOS está contigo y se goza en tu respuesta!! ADELANTE GUERRERA!!! DIOS TE BENDIGA y RENUEVE a DIARIO TUS FUERZAS…EN ÉL!!! AMÉN!!!
    Juntos en Oración…ABRAZOTES, Titi

    Me gusta

  2. Pingback: Una OEA Ideologizada  – #DefiendoCHILE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s