Yugo Desigual

IMG_20160504_092332_000196

 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

2 Corintios 6:14 (La Biblia, RV1960)

Para aquellos que trabajamos con jóvenes y adolescentes, este es un versículo clásico. Cada vez que viene a nosotros una chica enamorada que quiere pedir consejo, una de las primeras preguntas que uno hace es: ¿Es cristiano? y si recibimos una respuesta negativa, entonces abrimos nuestra Biblia en la segunda carta a los corintios y le leemos este versículo -es importante dar consejo, no desde nuestra opinión personal, sino a partir de lo que la Biblia dice- y mostramos la importancia de ser obediente al Señor en todas las áreas de nuestras vidas, incluyendo el área del amor. También podemos expresar lo difícil que se vuelve una relación en yugo desigual, dos personas unidas, tratando de ir a lugares distintos, queriendo imponer sus principios, prioridades y creencias al otro, tarde o temprano la relación se vuelve una lucha de tira y afloja. Un verdadero dolor de cabeza.

Por otro lado, este principio no solo es aplicable a las relaciones románticas. Frecuentemente se aplica al escoger un socio para algún negocio, y también cuando hablamos de amistades más íntimas. Quisiera compartir este mismo pasaje en una versión, más moderna. La Nueva Traducción Viviente.

 No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas? ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y el diablo? ¿Cómo puede un creyente asociarse con un incrédulo? ¿Y qué clase de unión puede haber entre el templo de Dios y los ídolos? Pues nosotros somos el templo del Dios viviente. Como dijo Dios:

«Viviré en ellos
    y caminaré entre ellos.
Yo seré su Dios,
    y ellos serán mi pueblo.
Por lo tanto, salgan de entre los incrédulos
    y apártense de ellos, dice el Señor.
No toquen sus cosas inmundas,
    y yo los recibiré a ustedes.
Y yo seré su Padre,
    y ustedes serán mis hijos e hijas,
    dice el Señor Todopoderoso».

2 Corintios 6:14-18 (La Biblia NTV)

¿Esto significa que no debemos relacionarnos con los incrédulos? Por supuesto que no. Tenemos que mantener relaciones con aquellos que no creen, sino, ¿Cómo recibirán el testimonio de Cristo? ¿Cómo vamos a predicarles? El mejor ejemplo es el que nos dejó el mismo Señor Jesucristo. Él se sentó en la mesa con publicanos y pecadores, compartió con ellos y les manifestó el Reino. Cristo vino a derramar su misericordia a los enfermos y a traer arrepentimiento a los pecadores. Sin embargo, habían ciertos momentos íntimos que lo compartió solo con sus doce apóstoles. Junto a ellos tuvo la última cena, y les manifestó la angustia de su corazón. A ellos les pidió que velasen junto a Él en su aflicción.

De la misma manera, nosotros, cuando tenemos amigos íntimos, estos no pueden ser en yugo desigual. Debemos tener amigos que nos acompañarán en la aflicción por medio de la oración. Amigos que busquen hablar con sabiduría de Dios cuando necesitemos consejos, que nos animen con la Palabra de Dios y que nos ayuden a volver nuestros ojos a Cristo cuando estemos desorientados.

IMG_20160504_103645_000906

 Sin embargo, un día meditando en esta palabra, el Señor me manifestó algo que me pareció profundamente importante: Cristo, quién es santo y fiel a la palabra de Dios, también vive bajo este principio: CRISTO NO SE UNE EN YUGO DESIGUAL.  “¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas? ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y el diablo? (…) ¿Y qué clase de unión puede haber entre el templo de Dios y los ídolos?” (2 Co 6:14-16). Es por esto que, cuando Cristo habla de su novia, la describe como una novia pura, sin mancha ni arruga. 

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,

 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Efesios 5:25-27 (La Biblia RV1960)

Cristo murió por nosotros para santificarnos, y ha derramado su Espíritu para lavarnos por medio de la revelación de su palabra. La santidad es trascendental en la unión que tenemos con Cristo, es algo que no podemos pasar por alto, ni podemos dejar a medias. Tenemos que dejarnos transformar, renovar nuestra mente, lavar nuestro corazón para asemejarnos a Él y ser parte de aquella novia santa y sin mancha que el Señor anhela tener.

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Mateo 11:28-30 (La Biblia, RV1960)

Cristo nos invita a enyugarnos con Él. Pero no podemos ponernos bajo su yugo en rebelión constante, buscando vivir en nuestra voluntad y deseos. No podemos ponernos bajo su yugo y tironear al Señor para que Él vaya en nuestra dirección. Debemos aprender de Él. Debemos someternos a Cristo, caminar en su voluntad para que nuestro corazón sea transformado en un corazón manso y humilde. Nota que no habla de una actitud mansa y humilde, pues la transformación que el Señor hace en nosotros no solo cambia nuestras actitudes, sino que Él va más profundo y transforma nuestro corazón.

Es así como encontramos descanso para nuestra alma. Dios quita nuestras cargas y nuestro cansancio por medio de la santificación, para que podamos caminar unidos a Él, en un mismo pensar y en un mismo sentir, bajo un mismo yugo. Espero que no se mal entienda, no se trata de santificarnos en nuestras fuerzas, para someternos bajo su yugo, pues la Palabra dice que Cristo santifica a su novia y la purifica. Pero debemos estar dispuestos a pasar por ese proceso de purificación, a morir a nosotros mismos y a someternos a Él para ser santos, ya que JESUCRISTO NO SE UNE A YUGO DESIGUAL.

IMG_20160504_134523_000668

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Un comentario en “Yugo Desigual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s