Una belleza incorruptible

IMG_20160220_172557_000845

Este es un tema muy recurrente en la iglesia, especialmente cuando se trata de reuniones, retiros o blogs dirigidos a mujeres. Pero antes de continuar quisiera dirigirme a los lectores hombres, antes que abandones la lectura de este devocional porque sientes que te identifica poco, te invito a que lo leas hasta el final. Este post también va dirigido hacia los hombres. Mientras las mujeres hacemos este recorrido de descubrir la verdadera belleza, la que Dios desea, los hombres también deben aprender a admirar la belleza que Dios admira. Es difícil para una mujer olvidarse de lo que el mundo le exige y perseguir lo que Dios desea de ella cuando tiene a su lado a un hombre que admira la belleza del mundo. Ya sea como esposo, como novio, como amigo o como padre, el hombre debe admirar a una mujer por aquellas virtudes que Dios ha puesto en ella. Es por eso que, estimado amigo, te invito a que mientras lees este post te preguntes, ¿Qué virtudes hacen que una mujer sea considerada bella ante tus ojos?

Este es un asunto que debe ser tratado insistentemente en la vida de una cristiana, porque constantemente somos bombardeados con mentiras del enemigo que distorsionan el verdadero significado de la belleza y feminidad. Por medio de Hollywood, la televisión y el marketing nos llenan de mentiras y nos ponen varas inalcanzables al punto que ninguna mujer puede sentirse realmente bella. Incluso aquellas que están en la lista de las 10 mujeres más bellas del mundo, en unos años más dejarán de ser parte de la lista porque estarán demasiado viejas para ser consideradas hermosas. Por otro lado, el otro día vi una publicidad que decía “Strong is de new sexy” (Ser fuerte es la nueva manera de ser sexy), hoy la mujer sexy es la mujer fuerte, auto suficiente, insensible, soberbia, que lo puede todo sola y que ni siquiera necesita a Dios. Una mentira que destruye la feminidad creada por Él. Pero así es la belleza que el mundo nos vende, es efímera y se opone totalmente a la palabra de Dios.

Oye, hija, y mira, e inclina tu oído;
Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre;

Y deseará el rey tu hermosura;
E inclínate a él, porque él es tu señor.

Y las hijas de Tiro vendrán con presentes;
Implorarán tu favor los ricos del pueblo.

Toda gloriosa es la hija del rey en su morada;
De brocado de oro es su vestido.

Con vestidos bordados será llevada al rey;

Salmo 45:10-14a (La Biblia, RV1960. Énfasis puesto por la autora)

El salmo 45 es un canto de la boda del Rey, parte describiendo las virtudes del Rey y luego describe a su novia. Y hay un versículo que siempre ha captado mi atención. “Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre; Y deseará el rey tu hermosura”. El primer paso para sentirnos bellas ante los ojos de Dios es despojarnos de toda herencia, de nuestra antigua manera de vivir y de pensar y permitir que el Señor lo haga todo nuevo.“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19, La Biblia, RV1960). Cristo murió para rescatarnos de nuestra vana manera de vivir, para darnos una nueva vida, libre de toda herencia que distorsionaba la imagen de Dios en nosotros. Por lo tanto, debemos despojarnos de toda mentira acerca de la feminidad, y de los cánones inalcanzables de belleza que nos impone este mundo para dejar que nuestro Rey desee nuestra hermosura.

Una vez que nos hemos despojado de lo antiguo debemos vestirnos de la verdad de Dios para comenzar nuestra búsqueda de la belleza incorruptible, esa que agrada a Dios.

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.

1 Timoteo 2: 9-10 (La Biblia RV1960)

Primera clave, si somos mujeres que profesamos piedad (es decir, que hemos entregado nuestra vida al Señor) debemos vestirnos acorde a ello. Una mujer que se casa con un rey debe comenzar a vestirse como una reina, una embajadora debe usar ropa acorde a su lugar en la sociedad y una hija de Dios debe vestirse como corresponde a una hija de Dios. ¿Qué significa esto? Permíteme mostrarte este mismo versículo en una versión más actual.   “Y quiero que las mujeres se vistan de una manera modesta. Deberían llevar ropa decente y apropiada y no llamar la atención con la manera en que se arreglan el cabello ni con accesorios de oro ni con perlas ni ropa costosa. Pues las mujeres que pretenden ser dedicadas a Dios deberían hacerse atractivas por las cosas buenas que hacen.” (Nueva Traducción Viviente). Una hija de Dios debe vestirse de una manera modesta, decente y apropiada.

Modesta quiere decir con pocos lujos, esto apunta a las personas que les gusta comprarse cosas costosas para poder ostentar de ello. Hay mujeres que tienen una seria fascinación por las marcas caras, porque les gusta ostentar del dinero que tienen.

Decente quiere decir que debe existir una clara diferencia entre la mujer que intenta llamar la atención de los hombres por su físico y una hija de Dios. Cuando este pasaje habla de las perlas y el oro, esta hablando precisamente de eso. En aquel tiempo una mujer que usaba joyas ostentosas, de oro y de perlas (las perlas eran muy costosas en aquella época) eran mujeres fáciles, poco serias que estaban dispuestas a tener amantes para poder mantener aquel lujo.

Apropiada significa vestirse acorde a la situación y lugar en donde te encuentras, manteniendo una actitud modesta y decente. Porque ser modesta y decente en Chile, no es lo mismo que ser modesta y decente en la India. Esto no significa que no podamos vestir ropa linda o algunas joyas, pero ya sea que viva en Chile o en la India mis buenas obras deben ser más atractivas que mi ropa, mi vestidos y mis joyas.

Como escuché decir a Paul Washer alguna vez, nuestra vestimenta debe ser el marco para nuestro rostro, para que sea el rostro quien obtenga la mayor atención de las miradas y no nuestro cuerpo, y eso se logra con elegancia y sencillez.

IMG_20160220_173421_000419

Estimados hombres, no presionen a que sus esposas o novias sean sexys y llamativas, sino que ayuden a que ellas honren a Dios con su vestimenta. Y los padres que intentan enseñar a sus hijas a ser modestas y sencillas, no admiren la minifalda de otras mujeres, porque con el ejemplo le están enseñando a sus hijas que el verdadero atractivo está en las mujeres que son sexys. Por eso vuelvo a preguntar: ¿Cuál es la virtud de una mujer que la hace bella ante tus ojos?

Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,

sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

1 Pedro 3: 3-4 (La Biblia, RV1960)

Segunda clave, la belleza interna es más importante que la belleza externa, porque finalmente lo externo es el reflejo de lo que hay adentro de tu corazón. Como dicen por ahí, “aunque la mona se vista de seda, mona queda”. Si eres una mujer que tiene un corazón lleno de envidia, celos, contienda y amargura, puedes usar las ropas más costosas, con las mejores telas, pero la amargura, la contienda, la envidia y los celos se van a ver reflejados en tu exterior.Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa y apartada de razón.” (Proverbios 11:22, RV1960) Vana es la hermosura física si no tenemos un corazón agradable delante de Dios.

En 1 Pedro el Señor nos muestra dos virtudes que hacen a una mujer hermosa, un espíritu afable y apacible. 

Según la Real Academia Española, Afable significa: Agradable, dulce, suave en la conversación y el trato.

Y apacible significa: Manso, dulce y agradable en la condición y el trato; De buen temple, tranquilo, agradable.

Estás dos palabras describen la esencia femenina creada por Dios y destruida por el enemigo. Estas deberían ser las características que definen a una mujer, sin embargo es totalmente contrario a lo que el mundo nos enseña hoy. Honestamente, que levante la mano la mujer que se siente identificada con estas dos definiciones (gracias a Dios nadie puede ver si la levantamos o no). Y como si esto fuera poco, el pasaje no habla de que debemos tener una actitud afable y apacible, sino que habla de tener un ESPÍRITU afable y apacible. Porque existen mujeres que pueden tener actitudes externas de mujeres dulces, tranquilas y de suave conversación, pero en la intimidad de sus casas pueden ser mujeres controladoras y manipuladoras

Es por eso que cuando la biblia habla del espíritu de la persona está hablando de la esencia misma de ella. Esta asociándose a sus pensamientos, entendimiento, emociones e intenciones y que se ve reflejada en las actitudes de la persona. Decir que tenemos un espíritu afable y apacible significa que somos mansos, dulces, agradables y tranquilos en nuestras emociones, en nuestros pensamientos e intenciones. Y esa belleza no puede ser fingida, se alcanza solo estando tomadas de la mano del Señor.

IMG_20160220_173948_000968

La belleza interna debe ser cuidada y cultivada en la presencia de Dios, por medio de la oración y su palabra. ¿Quieres ser una mujer verdaderamente hermosa? entra en intimidad con el Señor y permite que Él ponga en tu corazón Su propia belleza incorruptible.

Finalmente, estimado hermano, ¿Quieres tener a tu lado una mujer verdaderamente hermosa? admira en ella los frutos que brotan de su intimidad con el Señor y ayúdale a cultivar cada día una relación más profunda con Cristo.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

5 comentarios en “Una belleza incorruptible

  1. Victor dieguez :
    Muy bueno tu relato nathy , me toco mucho
    mi corazon , sigue haciendo lo que el Señor te a puesto en tu corazon, porque hay mucha revelacion de Dios en tus palabras, bendiciones un abrazo hermana

    Me gusta

  2. Pingback: Hijas de Sara | Mi momento Peachy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s