La inmensidad de Dios

PhotoGrid_1453558637770

Eran tiempos de guerra, los eternos enemigos de Israel, una vez más, se habían levantado en su contra. Pero esta vez algo era diferente, los filisteos parecían ser más fuertes que nunca, y es que en medio de ellos había un guerrero que parecía ser inigualable, su estatura de 2.9 metros era, sin duda, intimidante, vestido con aquella gran y brillante armadura, con armas acorde a su propio tamaño le daba un aspecto de un guerrero feroz, parecía imbatible.Todo Israel tenia miedo, todos menos uno.

Él era un muchacho que, a diferencia del filisteo, nada en su aspecto lo hacía intimidante, un joven pastor, rubio y de hermoso parecer, como se diría en el buen chileno, con cara de guagua (bebé). Pero la fiereza de este muchacho no estaba sustentada en su aspecto, sino que nacía desde su corazón y se sostenía en su confianza en Dios. David conocía quién era Dios y su inmensidad, y no tenía miedo de los gigantes.

Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, (…) y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.

1 Samuel 17:45-46 (La Biblia RV1960)

IMG_20160123_113314

Conocer los atributos de Dios es fundamental para la vida del cristiano. La manera en que enfrentamos la vida va a depender de cuánto conocemos a Dios. Entender cuan inmenso es el Señor cambiará la perspectiva de cómo vemos las cosas. Para mí existe un antes y un después en mi vida cuando el Señor me reveló su Inmensidad, la manera de relacionarme con Él y de enfrentar la vida cambió radicalmente, trajo una mayor reverencia y temor de Dios, al mismo tiempo que me permitió ver la vida con la esperanza y fe en lo que Él puede hacer. Cualquier gigante queda pequeño ante la inmensidad de Dios. Mi oración es que mientras lees esto Dios te revele Su Inmensidad al punto de transformar tu vida y tu relación con Él.

 ¿Quién midió las aguas con el hueco de su mano y los cielos con su palmo, con tres dedos juntó el polvo de la tierra, y pesó los montes con balanza y con pesas los collados?

¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole?

¿A quién pidió consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la prudencia?

He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas; he aquí que hace desaparecer las islas como polvo.

Isaías 40:12-15 (La Biblia RV1960)

Sabemos que el agua cubre el 70% de nuestro planeta, el volumen total del agua es de 1.359 kilómetros cúbicos, ¿que significa esto? que si quisiéramos poner toda el agua de nuestro planeta en una botella necesitaríamos una de 1.359.000.000.000.000 litros o 453 billones de botellas de tres litros. Esta gran botella Dios puede ponerla en el hueco de su mano. Por otro lado, la tierra tiene 510.000.000 kilómetros cuadrados de superficie, podría llegar a caber casi 823 millones de estadios nacionales chilenos; sin embargo, Dios junta el polvo de la tierra con tres dedos y las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo.

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
La luna y las estrellas que tú formaste.

Salmo 8:3

El cuenta el número de las estrellas;
A todas ellas llama por sus nombres.

Salmo 147:4 (La Biblia RV1960)

Cuando se trata del universo los números se vuelven abrumadores, son dimensiones imposibles de imaginar. Nuestra galaxia, conocida como la Vía Láctea, tiene un diámetro de 100 mil años luz, esto es, 946.000 billones de kilómetros. Esto ya ni siquiera lo puedo graficar con cuántos estadios caben, se escapa de mi imaginación. ¡Y eso es sólo nuestra galaxia! Los astrónomos no conocen el número exacto, pero creen que el universo está compuesto por varios billones de galaxias. Es maravilloso entender que esta abrumadora inmensidad es simplemente la obra de los dedos de Dios, ¡cuánto más inmenso es Dios! y de las estrellas, incontables para el hombre, Dios conoce el número exacto y le ha puesto nombre a cada una de ellas. Y todo esto, sostenido por el Poder de la fuerza de Dios.

La ciencia dice que la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma. Sin embargo, Dios puede de la nada crearlo todo por el poder de su Palabra. Él es el único que tiene el poder de crear a partir de la nada. ¿Para qué Dios creó todo esto?

Y ahora, en estos últimos días, nos ha hablado por medio de su Hijo. Dios le prometió todo al Hijo como herencia y, mediante el Hijo, creó el universo.

Hebreos 1:2

porque, por medio de él, Dios creó todo lo que existe
    en los lugares celestiales y en la tierra.
Hizo las cosas que podemos ver
    y las que no podemos ver,
tales como tronos, reinos, gobernantes y autoridades del mundo invisible.
    Todo fue creado por medio de él y para él.

Él ya existía antes de todas las cosas
    y mantiene unida toda la creación.

Colosenses 1:16-17 (La Biblia NTV)

El Señor creó todas las cosas por medio de Cristo, y para Cristo. Él es Creador, Dueño y Señor te todo. El universo, con sus varios billones de galaxias le pertenecen a Él, creados para manifestar su Gloria, Su Grandeza y Su Majestad. Tener revelación de la inmensidad de Cristo provoca reverencia en nuestro corazón, porque si todo la creación por Él subsiste y para Él fue hecha, nosotros también. La vida no nos pertenece, es de Cristo, y por Él y para Él vivimos.

Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.

Él convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.

Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca.

¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo.

Isaías 40:22-25 (La Biblia RV1960)

No solo Dios es creador de todo, si no que es Señor de todo, Él es quien gobierna. Esta verdad aumenta nuestra esperanza en medio de las circunstancias. Porque sin importar lo que estemos viviendo, podemos confiar que nada escapa de su mano. Somos Hijos del Dios Todopoderoso, somos amigos de Aquel que tiene todo el poder en el cielo y en la tierra. Creer esto nos da la fe para mover las montañas, y para clamar por un avivamiento en todas las naciones.

IMG_20160123_114643

Después de toda esta reflexión, te pido que mires al gigante que tienes enfrente, ¿Por cuánto tiempo le has temido? Ahora, ponlo al lado de Cristo y compara sus tamaños, se ve pequeño ¿Verdad? ¡Que maravillosa es la inmensidad de Dios!

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

Anuncios

Un comentario sobre “La inmensidad de Dios

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: