¡Iglesia, despierta! (Parte 1)

PhotoGrid_1452251196108

En este último tiempo he tomado la responsabilidad de cuidar el jardín de la casa. Si bien no es un trabajo muy complicado, requiere de responsabilidad y constancia. Especialmente en el verano, no puedo olvidar regar el pasto cada noche. Dos noches sin regar y mi irresponsabilidad comienza a ser notoria, la tierra se ve seca, el pasto se pone amarillo y las plantitas decaen. Esto me ha hecho meditar en mi cristianismo.

Existe una frase que dice: “El mal crece cuando nosotros no hacemos nada” ¿Cómo? Tal como sucede en el jardín de la casa. Si no lo riegas, no lo cuidas, no lo cortas; el pasto se seca, la maleza crece y nuestro jardín se ve horrible y estropeado. Todo el trabajo que hemos hecho en poco tiempo se daña, y el mal crece porque nosotros no hacemos nada al respecto (sino me crees, descuida tu jardín por un par de meses y ve que pasa, aunque en realidad, no te recomiendo a que lo hagas).

Hoy, los cristianos vemos con preocupación la dirección que ha tomado nuestra sociedad. Estamos en una sociedad totalmente contraria a Dios, a sus principios y a sus leyes. Predicar lo que la Biblia dice resulta ofensivo, una verdadera agresión. Y en algunos países (como en Estados Unidos) ser fiel a la fe cristiana es motivo para perder los trabajos o incluso para caer en prisión. Pero, ¿Cómo hemos llegado a este punto? ¿Cuál ha sido la responsabilidad de la iglesia?

Reinado de Jotam

En el segundo año de Peka hijo de Remalías rey de Israel, comenzó a reinar Jotam hijo de Uzías rey de Judá.

Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y reinó dieciséis años en Jerusalén. El nombre de su madre fue Jerusa hija de Sadoc.

Y él hizo lo recto ante los ojos de Jehová; hizo conforme a todas las cosas que había hecho su padre Uzías.

Con todo eso, los lugares altos no fueron quitados, porque el pueblo sacrificaba aún, y quemaba incienso en los lugares altos. Edificó él la puerta más alta de la casa de Jehová.

Los demás hechos de Jotam, y todo lo que hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

En aquel tiempo comenzó Jehová a enviar contra Judá a Rezín rey de Siria, y a Peka hijo de Remalías.

Y durmió Jotam con sus padres, y fue sepultado con ellos en la ciudad de David su padre, y reinó en su lugar Acaz su hijo.

2 Reyes 15: 32-38 (La Biblia, RV1960)

Antes que nada, quisiera situarte en el contexto familiar del rey Jotam. Jotam era hijo de Uzías, y éste, del rey Amasías. Dice la Biblia que el rey Amasías “Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, aunque no de perfecto corazón” (2 Cro 25: 2). El problema de este rey fue que en un momento de su vida se apartó de Dios, tomando los dioses de los edomitas y poniéndolos ante sí por dioses. Luego de su muerte tomó el poder el rey Uzías. La Biblia dice que Uzías hizo lo recto delante de Jehová y que persistió en buscar la dirección de Dios. Dios respaldó su reinado, se hizo fuerte, poderoso, rico y su fama se divulgó por todo lugar. Hasta que un día el rey Uzías “Cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina; porque se rebeló contra Jehová su Dios” (2 Cro 26: 16a) y, por causa de su rebeldía, finalmente Dios lo hiere de lepra, perdiendo todo lo que había tenido. (Puedes leer esto en 2 Crónicas 25-26). Es así como el rey Jotam llega al poder.

Al igual que su padre, el rey Jotam fue considerado un rey que hizo lo recto ante los ojos de Dios; sin embargo, cometió un grave error (error también cometido por su padre, Uzías): No quitó los altares de idolatría puestos por su abuelo Amasías, y si bien Jotam era recto delante de Dios, el pueblo que él gobernaba estaba totalmente corrompido. La historia de Jotam es corta, no tiene grandes detalles, Dios lo respaldó y su reino fue fuerte. Sin embargo, la tragedia llega con su descendencia, su hijo Acaz.

En el año diecisiete de Peka hijo de Remalías, comenzó a reinar Acaz hijo de Jotam rey de Judá.

Cuando comenzó a reinar Acaz era de veinte años, y reinó en Jerusalén dieciséis años; y no hizo lo recto ante los ojos de Jehová su Dios, como David su padre.

Antes anduvo en el camino de los reyes de Israel, y aun hizo pasar por fuego a su hijo, según las prácticas abominables de las naciones que Jehová echó de delante de los hijos de Israel.

Asimismo sacrificó y quemó incienso en los lugares altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso.

2 Reyes 16:1-4 (La Biblia, RV1960)

Pero, ¿Cómo un hijo de un hombre recto puede llegar a este punto? ¿Cómo tanta maldad? Si bien, Uzías y Jotam hicieron lo recto delante de Dios, ellos dejaron crecer el mal en medio del pueblo tal como la maleza crece en nuestro jardín, y no hicieron nada al respecto. Hoy en día, la actitud de estos reyes habría sido considerada como un acto de tolerancia y respeto hacia otras creencias, pero esto trajo destrucción al pueblo y a sus herederos. En la Biblia también encontramos historias de otros reyes, rectos delante de Dios, que quitaron los lugares altos de idolatría hacia otros dioses (en esos lugares altos se practicaban orgías y sacrificios, llegando a pasar a sus propios hijos por fuego)  y bendijeron al pueblo y a su familia.

Es importante que te des cuenta que no estoy cuestionando tu cristianismo, ni tu amor por el Señor, ni tu rectitud; sino que, asumiendo que amas al Señor, y te esfuerzas por ser fiel a Él y a su Palabra, te pregunto: ¿Qué estás haciendo respecto a la maleza que está creciendo con fuerza en medio nuestro?

IMG_20160108_082733

“Pero Nathie, la maldad de ahora ni se compara a la de aquella época, esos eran hombres bárbaros e incivilizados”. ¿Estás seguro?

Voy a enumerarte algunas leyes que están en discusión hoy en el parlamento chileno, pero que también es parte de la agenda política internacional:

  • Ley de Aborto. Le llaman ley de aborto restrictiva, pero sabemos que éste es solo un paso para la ley de aborto libre, sin límite de motivos, ni de tiempo de gestación del bebé para ser abortado.
  • Ley de Identidad de género. Los niños desde los 0 años pueden cambiar su sexo si lo desean (ya que la ley, como está escrita, no señala el límite de la edad), sin necesitar la aprobación de los padres para hacerlo. Los jueces no pueden solicitar un estudio médico ni psiquiátrico del niño para decidir autorizar el cambio de sexo. No se puede pedir historial médico ni psicológico de ningún tipo. Si el niño luego se arrepiente, debe esperar hasta los 18 años para volver a su género original. En otros países que tienen esta ley, la persona que se opera para cambiar de su género debe esterilizarse. En Chile eso no será obligatorio, por lo tanto, a largo plazo nos encontraremos con mujeres, que decidieron cambiar su género a hombre, se operarán para parecer hombres, y luego podrán quedar embarazadas. ¿Comprenden lo descabellado que es esto?
  • Matrimonio homosexual. Algunos piensan, ¿en qué nos afecta esto a nosotros como cristianos? En los países que se ha legalizado se desata la persecución hacia los cristianos. Si eres pastor, y te rehúsas a casar una pareja homosexual, o eres pastelero y te opones a hacerles una torta de novios, o tienes una imprenta y no estás dispuesto a venderles partes de matrimonios porque va contra tus creencias, etc., te vas preso por discriminación. En cuanto a la Educación, al legalizar el matrimonio homosexual se está declarando que es algo bueno. Por lo tanto, se incluye en la educación sexual de los colegios; en algunos lugares han mostrado, a niños de 10 años, imágenes pornográficas, explícitas para enseñarles a los niños a tener “sexo homosexual seguro”. Realmente, ¿queremos esa educación para nuestros hijos? Y como si todo esto no fuera suficiente, en países que ya han legalizado el matrimonio homosexual, el paso siguiente ha sido poner en debate legalizar las relaciones sexuales con niños, ya que hay algunos que consideran la pedofilia una expresión de amor.
  • Adopción homosexual. Ya conocemos el libro “Nicolás tiene dos papás” que se está usando en algunos de los jardines infantiles para enseñar a los niños. El diseño original es: Un papá y una mamá. Crecer fuera de este orden es muy dañino para el desarrollo de la identidad del niño. Existen testimonios de personas que crecieron en familias homosexuales y se oponen firmemente a esta ley porque conocen el daño que causa.
(Información obtenida en: Seminario Cristianismo y Legalización. Sábado 7 de noviembre, 2015. Santiago, Chile).

Podría continuar, pero creo que ya entendiste mi punto. Mi querida y amada iglesia, es tiempo de despertar, y arrepentirnos por tantos años de silencio, es tiempo de entender que si la maleza ha crecido, es a causa de que los cristianos no hemos hecho nada al respecto. Ya no podemos permanecer indiferentes. Este no es el Chile que queremos para nuestros hijos, por lo tanto debemos derribar los lugares altos de nuestra nación clamando al Señor para que traiga su avivamiento. Es tiempo de entender que cada intercesión es una batalla. Debemos ser violentos en la oración porque es una lucha que peleamos para bendecir a nuestra gente y a las próximas generaciones. Debemos esforzarnos y ser valientes, debemos dejar de perder el tiempo, vestirnos de la armadura de Dios y dar la buena batalla.

IMG_20160108_083704

¿Que hacemos ahora con toda esta información? ¿Cómo derribamos los lugares altos? En lo práctico y en lo concreto, ¿qué debemos hacer los cristianos? Bueno, para responder a estás preguntas, deberás esperar al siguiente devocional. ¿Podrás esperarme hasta el próximo viernes? Mientras tanto puedo aconsejarte que ores al respecto y busques  la dirección de Dios.

Nathalia Freire

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

5 comentarios en “¡Iglesia, despierta! (Parte 1)

  1. No me gusta el Integrismo, suena a integrista, tampoco me gusta que me suelten preguntas y como en 1 serial me den la respuesta en el próximo fascículo, la Sagrada Biblia no es 1 juego y cualquiera debería saber lo que piensa JHS de los violentos, el Reino es de los humildes y de los pequeños

    Me gusta

    • Lo que escribo acerca de la violencia es un pasaje de la Biblia del evangelio de Mateo 11:12. También es cierto que debemos ser humildes, mansos y humildes delante de Dios, como lo es Cristo. Pero como dicen por ahi, “lo cortés no quita lo valiente”. Por supuesto, es bueno aclarar que cuando hablo de ser violentos no me refiero a la violencia usada en los tiempos de la cruzada, ni tampoco me refiero a la violencia implementada hoy por los yihadistas. El cristianismo  tiene respeto por la vida de las personas al punto de ser capaces de dar nuestra vida por amor a otros. Por otro lado nuestra lucha no es contra carne ni sangre, sino que contra huestes espirituales, principados de maldad, y contra ello somos violentos. 
      Violento: Que está fuera de su natural estado, situación o modo.
      Que implica una fuerza e intensidad extraordinarias.
      (Definición de la RAE) 
      Por tanto, debemos salir de nuestra comodidad, esforzarnos y ser valiente para orar, interceder y predicar el evangelio con intensidad y con ímpetu, sabiendo que Cristo es el único camino a la salvación.

      Me gusta

  2. Pingback: ¡Iglesia, Levántate! (Parte 2) | Mi Momento Peachy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s