Sentados a la mesa del Rey

En la cultura latinoamericana la comida es un tópico importante dentro de nuestra sociedad. Nuestros platos típicos, de elaboraciones complejas, están llenos de sabores y diferentes condimentos. No existe celebración sin comidas abundantes. ¿Cuál es el motivo de celebración? ¿Cumpleaños? ¿Bodas? ¿festividades? ¿fiestas patrias? todo debe ir acompañado de una buena comida. Si deseamos tener una reunión con amigos, la mejor manera de hacerlo, será sentados alrededor de una mesa, si queremos agasajar a un ser querido, mostrar aprecio o agradecimiento, es muy probable que lo hagamos poniendo un rico plato frente a sus ojos.

Por lo tanto, si vienes de un contexto latino como el mío comprenderás que el ayuno es un tema complejo dentro de la iglesia. Requiere de disciplina, de determinación y de un muy buen motivo para que dejemos de comer. Así que el objetivo de esta reflexión es darte ese motivo, para desafiarte a ayunar.

Sketch_Master1449198325684

Entonces ellos le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben?

Él les dijo: ¿Podéis acaso hacer que los que están de bodas ayunen, entre tanto que el esposo está con ellos?

Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán.

Les dijo también una parábola: Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo y lo pone en un vestido viejo; pues si lo hace, no solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo sacado de él no armoniza con el viejo.

Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán.

Mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan.

Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.

Lucas 5:33-39 (Biblia RV1960)

Uno de los grandes conflictos que tenían los fariseos con Jesús y sus discípulos era la falta de religiosidad y el poco apego que tenían estos, a la tradición judía. En este pasaje este conflicto es visible: ¿Por qué los discípulos de Juan el Bautista y de los fariseos ayunan y los de Cristo comen y beben? Pero la obra que Cristo hace en sus discípulos es romper toda estructura religiosa e hipócrita, para guiarlos a una reconciliación con el Padre, una relación íntima con Jesucristo y una transformación que no solo afecta sus actos, sino que transforma sus corazones. Por lo tanto, los discípulos de Cristo estaban en un proceso de despojarse del vestido viejo, con sus ritos y tradiciones y de vestirse del nuevo, con una relación con Dios y una transformación del corazón.

Por otro lado, hay una frase en este pasaje que capta mi atención: “Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán”. porque la intención de Cristo no era que sus discípulos jamás ayunaran, sino que cada cosa tiene su tiempo. Y los discípulos estaban en un tiempo de celebración, el Mesías que esperaban había llegado, ¡estaba con ellos! y ¡había que disfrutarlo! Sin embargo, nosotros estamos en tiempos de ayuno, el esposo ha sido quitado, si bien, Cristo se manifiesta a nosotros por medio de Su Presencia y Su Espíritu Santo, el ya no está en carne y hueso, y los Cristianos aguardamos su segunda venida, velando con ayuno y oración.

Ahora, la pregunta: ¿Para qué ayunamos? Si los apóstoles, no ayunaban porque estaban con el esposo, nosotros hoy ayunamos para estar con el esposo. Es decir, como Cristo no está en medio nuestro en persona, nosotros dejamos de sentarnos a la mesa de nuestra casa, para sentarnos a la mesa con Cristo, dejamos de comer del alimento terrenal para alimentarnos con el alimento espiritual. El sentido del ayuno es aumentar nuestra intimidad con el novio, que es Cristo, pasando tiempo sentados a la mesa con Él.

Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Salmo 23:4-6 (Biblia RV1960)

Mientras más difícil son las circunstancias que estamos viviendo más tiempo debemos pasar sentados a la mesa de nuestro Señor, Él la adereza para nosotros, nos fortalece, nos consuela y alimenta nuestra fe con su comida, pero nosotros debemos tomar tiempo para sentarnos con Él.

En Isaías 58, vemos al Señor reclamando que su pueblo hace ayuno con maldad en su corazón. No buscan agradar a Dios, sino que usan el ayuno, como un acto de sacrificio para conseguir algo a cambio, como un estilo de manda. Y el Señor dice lo siguiente:

¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?

 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

Isaías 58:5-6 (Biblia RV1960)

Al Señor no le interesa nuestro sacrificio, le interesa que lo amemos a Él y que busquemos andar en su voluntad. Yo oraba al Señor, y le pregunté: ¿Cómo, con el ayuno, desatamos las ligaduras de impiedad y rompemos todo yugo? y la respuesta de Dios fue: De la misma forma en que Ester logró librar a su pueblo de la destrucción, (Ester 5-7). Tal como la Reina Ester entró a la presencia del rey Asuero y se sentó a la mesa con él esperando hallar gracia ante sus ojos, nosotros debemos sentarnos a la mesa de nuestro Rey Jesucristo, disfrutar de nuestro tiempo de intimidad con Él, esperando escuchar su voz, diciendo: Pídeme y se te dará.

photostudio_1449198131807

Nathalia Freire

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

6 comentarios sobre “Sentados a la mesa del Rey

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: