Persecución en Holanda

photostudio_1448584925372Es imposible ser indiferente ante lo que ha ocurrido este último tiempo con respecto al Estado Islámico, sus atentados terroristas y la persecución que han levantado en contra de los cristianos. El mundo quedó conmocionado ante la cruda matanza ocurrida en París; sin embargo, ignora la violenta persecución que viven los cristianos en la mayoría de los países musulmanes, en la India y en China.
Nosotros los cristianos, estamos conscientes de que la persecución es parte de nuestra historia y de nuestra fe. Jesucristo nos advierte que el mundo lo aborreció a Él y que también nos aborrecerá a nosotros, porque el siervo no es mayor que su Señor.

Por coincidencia, o mejor dicho por Diosidencia, estoy leyendo  un libro llamado “Persecución En Holanda” de Janet y Geoff Benge que relata la vida de Corrie Ten Boom durante la segunda guerra mundial. La familia Ten Boom fueron cristianos que arriesgaron sus vidas para ayudar a esconder judíos que estaban siendo perseguidos y asesinados por el régimen Nazi. He sido profundamente tocada por este libro, no es primera vez que lo leo, pero había pasado tanto tiempo, que ha sido como si lo fuera. Me ha emocionado hasta las lágrimas ver la fe firme de esta familia cristiana y me ha causado dolor ver la maldad de los hombres, cuan siniestra puede llegar a ser. Pero no quiero centrar mis ojos en la locura Nazi, que algunos todavía tienen el descaro de defender, sino que quisiera detenerme en la valentía de aquellos que están dispuestos a todo por agradar a Dios.
La historia comienza con el relato de la detención de la familia Ten Boom. Estaban interrogándolos para luego enviarlos a prisión por haber ayudado a los judíos a esconderse de los Nazis. Permíteme compartir un extracto de este libro:
Casper Ten Boom respondió con claridad y orgullo a cada una de las preguntas que le formularon. Pasado unos momentos, un oficial de mayor grado se acercó y observó al padre de Corrie. Acto seguido leyó las notas que había tomado el interrogador. Ella contuvo la respiración. ¿Qué significado tenía aquello?
Por fin, en un holandés exquisito, el oficial habló: “¿Qué hace aquí este anciano? El Reich no quiere cuidar a los viejos ni a los enfermos; eso es para otros. ¡Puede Marcharse a su casa, anciano! Prometa que jamás volverá a involucrarse en ninguna actividad de la resistencia”. El tono del oficial dejaba entrever un leve vestigio de bondad.
Corrie observó cuando su padre se incorporaba, y mirando al oficial a los ojos le decía: “Si me deja marchar, mañana mismo abriré la puerta a cualquiera que necesite mi ayuda. Siento compasión por los judíos; cada vez que arrestan a uno de ellos, arrestan a la niña de los ojos de Dios”.
“¡Judenhilfe!” Gritó enfurecido el oficial, de cuya voz había desaparecido la más mínima muestra de bondad. Corrie vio que su padre inclinaba ligeramente la cabeza ante el oficial, como si acabara de recibir un cumplido. Ella sabía, por su mirada, que así era. El oficial de la Gestapo acababa de acusar a Casper Ten Boom, relojero de Barteljorisstraat, Haarlem, de ser un encubridor de los judíos.
Janet y Geoff Benge. (2005). Judenhilfe. En Persecución En Holanda: La Vida De Corrie Ten Boom(pp.12-13). EE.UU.: Editorial JUCUM.

Cuan real se vuelve el pasaje de Mateo 5 en las vidas de esta familia:

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.
Mateo 5:11-12 (RV1960)

Casper Ten Boom se siente halagado al ser considerado un traidor Nazi. El insulto del oficial resultó ser el mayor de los cumplidos para él. Ya que bienaventurados somos cuando sufrimos por causa de Cristo. Casper estaba dispuesto a dar su vida antes de defraudar a su Señor; y, así como muchos cristianos en Oriente, la familia Ten Boom permaneció firme en su fe y, movidos por el amor hacía el prójimo, estuvieron dispuestos a pagar el precio más alto por proteger a los judíos del genocidio.

Esta es la fe que Cristo demanda de cada uno de nosotros, que estemos dispuestos a dar la vida por amor a Cristo y por amor a otros.
Sin embargo, a este otro lado del mundo, nuestro cristianismo se ha vuelto tan cómodo que creemos que podemos ser cristianos sin renunciar a nada, a pesar de que la Biblia dice exactamente lo contrario:

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.
Mateo 10:37-39 (RV1960)

Si no somos capaces de poner a Cristo en primer lugar en nuestras vidas en un país libre como el nuestro, ¿qué sería de nosotros en tiempos difíciles? El que no es fiel en lo poco tampoco lo será en lo mucho.
Nuestra esperanza está en amar al Señor con todo nuestro corazón, porque el amor echa fuera el temor y el amor de Cristo nos viste de valentía para honrar a nuestro Señor y para amar a nuestro prójimo en todo tiempo y en todo lugar.

Nathalia Freire

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.


IMG_20151126_163410

Anuncios

2 comentarios sobre “Persecución en Holanda

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: